fbpx Clicking Here will take you to Google, remember to hide your tracks
Location Filter:
Topic Filter:
This article was originally published on October 25, 2021.

Read the story in English here.

Dejé Honduras, mi país de origen, cuando era apenas un adolescente. Allí nunca hubo un hogar para mí. Cuando era muy joven, mi padre abandonó a mi familia para vivir con otra mujer. Mi madre luchó financieramente por su cuenta tratando de alimentar a sus hijos. Sin otra opción, tomó la desgarradora decisión de embarcarse en el peligroso viaje a los Estados Unidos para poder mantenernos. 

Mientras ella estaba fuera, nos trasladaron a las casas de varios miembros de la familia donde vivíamos con muchas personas diferentes. En ese tiempo turbulento, lamentablemente, soporté el abuso emocional, físico y sexual de extraños e incluso de miembros de mi familia. También mis hermanos y yo fuimos atacados y amenazados por pandilleros porque descubrieron que mi madre vivía en los Estados Unidos y nos estaba enviando dinero para sobrevivir en Honduras. 

Mi país de origen nunca fue un lugar seguro para mí y mis hermanos, y nuestra única opción era irnos. En 2014, desesperados por proteger nuestras vidas, mi hermano y yo tomamos la difícil decisión de huir a los EE. UU. 

Cuando llegue, los agentes de inmigración de Estados Unidos me detuvieron y me enviaron a un centro de detención para niños migrantes. Afortunadamente, más tarde me entregaron a mi madre, quien me ha cuidado desde entonces. Debido a que fui detenida por agentes de inmigración, fui colocada en un tribunal de inmigración y estaba en riesgo de ser deportada. Tenía miedo y me entristecía que me deportaran de regreso a Honduras. 

Mis oraciones fueron contestadas cuando mi madre encontró el Centro de Justicia Tahirih en Houston. Asumieron mi caso y finalmente sentí que estaría protegida de tener que volver al abuso y la violencia de los que escapé en Honduras. Mi abogado presentó mis solicitudes de Residencia y Estatus de Inmigrante Juvenil Especial, pero la agencia de inmigración exigió más pruebas adicionales para respaldar mis solicitudes. A pesar de presentar evidencia que demuestre mi elegibilidad, mis solicitudes fueron denegadas injustamente. Estaba destrozada. Afortunadamente, el Centro de Justicia de Tahirih apeló de inmediato mi caso, pero desafortunadamente, la Junta de Apelaciones de Inmigración sostuvo la denegación. 

Perdí la esperanza y recuerdo haber pensado que todo se había acabado para mí. Los agentes de inmigración me iban a enviar de regreso a Honduras, de regreso al abuso y la violencia. Pero mis abogados se quedaron conmigo y nunca perdieron la esperanza. Lucharon y nunca vacilaron. Lucharon “con uñas y dientes” para anular la negación, incluso formaron un equipo de litigios en otra ciudad para presentar una demanda federal contra el gobierno por negación ilegal. 

Esperé casi 5 largos años por mi visa y residencia permanente. Durante esos años, me convertí en madre de dos hermosos niños, y seguí pensando en cómo sería mi vida para mí y mis hijos si regresara a Honduras. Seguía pensando que en cualquier momento un agente de ICE tocaría mi puerta para sacarme de mi hogar, un hogar estable que construí aquí, un lugar seguro donde finalmente podría descansar y sanar. 

Luego, un día de septiembre de 2020, recibí la noticia que tanto esperaba … mi negación fue anulada. Gané mi residencia y gané mi protección. ¡Mi caso finalmente fue aprobado! El Centro de Justicia de Tahirih me dio esperanza, incluso cuando pensé que no era posible. Me mostraron que mi lucha importaba, que mi vida importaba y que no me deportarían de regreso a Honduras. 

Gracias a ellos, ya no tengo que esconderme en las sombras, ya no vivo con incertidumbre, por fin puedo trabajar legalmente y mantener a mis hijos; estoy en casa, estoy a salvo. 

MORE Survivor Voices